Windsor| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Windsor

Una extensa variedad de productos de mercado, platos elaborados, elegancia en el entorno y un trato exquisito definen a Windsor.

Renovarse o morir es una frase que no me gusta nada, menos aún cuando hablamos de gastronomía. Hay un sinfín de restaurantes, bares y tascas la base del éxito de los cuáles reside precisamente en conservar determinadas cosas que se han ido atropellando las modas, y que son tan buenos haciendo lo que hacen, que no necesitan cambiar de traje por que sí.

 

Windsor es uno de esos y, a la vez, no lo es. Me explico. Sus más de diez años como referente en la Eixample le permitirían llenar un sinfín de servicios sin mover un ápice de lo que les ha hecho grandes (elegancia, pulcritud, productos de proximidad), sí; pero no es el rumbo que han elegido sus responsables, y lo celebramos. La cocina del Windsor, gastronomía tradicional catalana, no para quieta, y temporada tras temporada, menú tras menú, responde con ingenio al vaivén del mercado, las tendencias interesantes y la disponibilidad de la materia prima. Esta es la manera que tiene Windsor de ejercer como clásico barcelonés.

 

La carta de verano ha sido, justamente, la que me trae en esta ocasión. El año pasado estrenaron una estupenda terraza interior, y un mes atrás redoraron todo su interior ganando en minimalismo y perdiendo en señorío; pero permítanme poner el foco en la oferta culinaria, porque ni en seis artículos me alcanzaría para explicarla. 

 

Ensalada de espinacas con frambuesas y queso crottin; hamburguesa de vieras; laminado de atún rojo con foie a la parrilla bañado en soja y crema de maíz; tagliatelle al huevo con rúcula, tomate seco y kalamates sobre parmesano fondant; canelones de bogavante con puerro, zanahoria y jugo de sus cabezas… Es duro encontrarse con una carta como esta y tener que elegir, y esto sólo son algunos entrantes. Luego tenemos los arroces (ahumado de verduras, de gammas de Palamós, quinoa de setas al estilo risotto…), los pescados (morro de bacalao confitado, suprema de merluza de palangre al pesto, rodaballo a la plancha con puré de mango, cítricos y aceite de tomillo…) y las carnes (pies de cerdo rellenos de ceps y botifarra del Perol con peres de Puigcerdà, filete de buey con foie y salsa de vino de Porto, steak tartar cortado a cuchillo, espalda de cordero lechal cocida durante 7 horas…).

 

 

Un horror, al menos para un servidor, decantarse por dos platos ante semejante surtido de recetas aunque, visto de otro modo, el riesgo de equivocarse es mínimo. Todos los platos son equilibrados, sutiles y trabajados, y la carta de vinos, de unas 350 referencias con una gran representación de las denominaciones catalans, puede acompañar a la perfección cualquier combinación.

 

Aunque, si no son de decidirse fácilmente, tienen tres opciones más. La primera es el menú de mediodía, que por un precio más reducido (29,50€) pueden probar algunos de los platos de la carta así como platos de corto recorrido o directamente según lonja o mercado. La segunda es guiarse por la carta de tapas, que en este caso las raciones son más reducidas, lo que permite probar más y descartar menos, e incluir en el ágape aperitivos como croquetas caseras, ostras Gouthier nº1, buñuelos de bacalao o cazuelita de callos. Y la última es optar por los menús a mesa completa El Petit Àpat Gastronòmic (tapa, tres medíos platos y postres) y Les Nostres Millors Creacions (dos tapas, cuatro medios platos, quesos y postres), con los que sólo hay que dejarse llevar.

 

Pero, ¿cuál es la auténtica guinda del Windsor? ¿Por qué elijo éste restaurante y no otros de cocinas a una altura similar? La respuesta es el servicio. Déjenme incidir en este punto, pues todos sabemos que una mala atención puede arruinar un ágape delicioso. La de este restaurante, en cambio, brilla por su tacto, su confortabilidad y su inteligencia al tratar a cada comensal, algo que para muchos seguramente pase desapercibido, y ese es sin duda el mejor de los indicadores. Sergi García

 

 

 

Windsor

Còrsega 286

93 237 75 88

Barcelona

www.restaurantwindsor.com


Horario: de lunes a jueves de 13.15 a 15.45 h y de 20.30 a 23.00 h. Viernes y sábado de 13.15 a 15.45 h y de 20.30 a 23.30 h.

Especialidad: Catalana