Teta de Monja| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Teta de Monja

Un italiano top 10

Un día de estos voy a hacer una lista de mis restaurantes italianos favoritos de Barcelona. Tengo varios, y no todos son los típicos, ya veréis. Por lo pronto, avanzo uno del top 10: el Teta de Monja.

 

Lo descubrí por casualidad, adivinando el nombre del local en el mural de la pared que se ve desde fuera –literalmente, una monja con el pecho al aire. Luego leí la pizarra junto a la puerta: pasta fresca del día, mascarpone, tiramisú casero. Luego un me llegó el olor a pesto, ese tipo de olor que te hace ver que, claramente, esa noche vas a cenar ahí.

 

Y ese “ahí” es otro factor clave que tiene el Teta de Monja para constar en mi élite italo-barcelonesa. Para mí es uno de esos locales de la Vila de Sants, si se me permite el guiño a Gràcia: en una placita de la parte vieja, ocupando una finca bajita, con techo de madera y escaleras torpes (suban al baño y me entenderán) y un encanto antiguo difícil de perder, sobretodo si entregas las cartas a los comensales dentro de libros de viejo.

 

La cocina, claro está, aguanta el tipo a este contexto. Menú ligero al mediodía (entrante más carne o pescado y postre), pastas sofisticadas y pizzas por la noche, y varias alternativas.

 

¿Ejemplo de menú? Crema de calabaza, ensalada con caqui, queso de cabra y nueces o sopa de garbanzos con fideos más botifarra al horno con patatas, pechuga de pollo al tomillo con taboulé o cazuelita de pulpitos, gírgolas y olivas negras.


¿Ejemplo de cena a la carta? Tapeo a base de olivas Ascolane, patmigiano reggiano con reducción de balsámico y antipasto de la casa (bresaola, lardo di colonnata, tomates secos, alcachofas y pan); una ensalada caprese (con mozzarella di Búfala, tomate y aceite de albahaca); compartida con tu acompañante con un plato de pasta fresca del día con salsa a elegir (pesto de rúcula con tomate seco, gorgonzola a la pimienta verde y nueces, setas variadas y parmesano, boloñesa…) o bien una pasta rellena; y para terminar, una focaccia o una pizza napolitana –tres a elegir– o al uso: tirolese, capriciosa, magut, sicula, ortolana, otranto… Más de 20 en total, grandes, de masa finísima y generosidad en los condimentos.

 

Ah, y antes de los cafés, un tiramisú casero, una crema catalana o una pannacota con coulis de frutos rojos y crujiente de galleta (tomaros ésta última opción como una recomendación personal, asumo las consecuencias).

 

Definitivamente, zona media-alta de mi top 10 italiano. Por Jorge Pérez.

Teta de Monja

Plaça Osca, 2

933 31 45 61

Barcelona


Horario: De 12 a 0 h. Lunes cerrado.

Especialidad: Italiana