Tapas de la Bona Sort| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Tapas de la Bona Sort

(Restaurant), gran surtido de tapas de mercado, verduras, carnes a la brasa, arroces y embutidos ibéricos. C/ Carders, 12 (Gòtic-Born). T. 93 310 54 60. Menú diario (lun.-vier.) 10 € y menú degustación de 10 tapas 16 €. Reservas para grupos. Horario de lu

Al igual que tantos restaurantes del Casc Antic, el Bona Sort ocupa las caballerizas de un antiguo edificio que en su día, allá por el siglo XVII, fue un albergue para viajeros construido junto a la Capella d'en Marcús, como L'Hostal del Lleó, el de la Flor del Lliri o el de La Campana. El largo anecdotario de L'Hostal de la Bona Sort recoge que fue domicilio temporal de Enric Morera, autor de la canción popular ‘Baixant de la Font del Gat’. La puesta al día de Bona Sort no incluye un cambio en su línea gastronómica originaria. Hundiendo sus raíces en la cocina popular catalana y pasando olímpicamente de fusiones étnico-culinarias, su carta viene a ser la de siempre: una selección de platos fundamentales cualquiera de los cuales, acompañados de una ensalada, resuelven un almuerzo o una cena. Sin renunciar al estilo casero que tanto complace a la parroquia, entre la que se cuentan turistas de edad y grupos de jóvenes los fines de semana, el Bona Sort ofrece, además del menú diario, un menú degustación compuesto por 10 platillos de pica-pica, entre los cuales destacan los filetes de anchoa de L'Escala, los calamares a la romana, los choricitos de La Rioja al vino tinto o las patatas con salsa brava y all i oli. Para tapear, la carta contempla los buñuelos caseros de bacalao o la tortilla de patata y cebolla junto a las raciones de morcilla frita con cebolla confitada o las alcachofas a la parrilla, además de los pescados, las carnes a la brasa, los arroces y las pastas. Los platos combinados y las tapas son esenciales en la apuesta gastronómica de Bona Sort, con platos recomendados como la tortilla de patatas con sobrasada y all i oli o el huevo estrellado con patatas fritas, jamón ibérico y foie. Una carta consistente con aromas de la cocina de la abuela, y un buen surtido de D.O. como Priorat, Rueda o Rioja, le aportan noble compañía.