Lisboa| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Lisboa

Conte Borrell, 145 (Eixample izquierdo). T. 93 451 00 27-634 18 82 62. Portugesa. Ab. de 13-16 h. y de 20-23 h. Cerr. lun. y dom. noche. (21-36 €).

Gran protagonista de la gastronomía portuguesa y estrella indiscutible de todas las cartas de restaurante, son tantas las maneras de elaborar el bacalao que, en un intento de acotar el número de recetas, se habla de ‘las mil maneras de hacer el bacalao’. Quizás sea una cantidad exagerada pero José Luis, promotor y jefe de sala del restaurante Lisboa, la da por buena. Sin embargo, y debido a la diferencia entre el bacalao que se consume aquí y el portugués, Luisa, su esposa y cocinera de Lisboa, se limita a seis recetas que se alternan periódicamente. Empezando por el bacalhau espiritual o bacalao con zanahoria y queso, las Sugerencias del Jefe proponen el el lomo de bacalao asado al horno con patatas y el bacalhau a zé do Pipo o bacalao con puré de batatas y mayonesa. La morcela negra assada, la daurada assada no forno à Lisboa y el borrego assado no forno à Alentejo completan la lista de platos recomendados. Platos estelares son también el bacalhau a bras y el arroz de Tamboril. Sugerente la carta de vinos, con vinos verdes y tintos del Alentejo y Duero (como el popular Cabeça de Burro), que incluye las principales cervezas del país. Aunque el bacalao sea su mascarón de proa, la gastronomía portuguesa es rica y variada. Muestra de ello es el menú del día, con crema de garbanzos con espinacas, canelones de verduras o queso de cabra gratinado con mermelada casera y, de segundos, arroz de sepia caldoso, ternera al horno o conejo estofado con guisantes. Postres caseros como la baba de camelo, más una copa de vino rosado y pan cierran esta oferta diaria. Siendo hasta el momento el único restaurante portugués de Barcelona, Lisboa ejerce de embajador gastronómico y artístico. Su programación veraniega de recitales de fados, como la de la pasada Navidad a cargo de Sandra Correia, consigue que la parroquia catalana entre hablando catalán y salga hablando portugués. POR RAFAEL TAIXÉS