Filigrana| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Filigrana

Desde platos sencillos hasta la cumbre de la carne, en una de las mejores brasas de Barcelona.

Texto: Sergi García

Fotos: Restaurante Filigrana

 

La conversión de la antigua Plaza de las Arenas en centro comercial ha traído a esa zona limítrofe entre Sants, Poble-Sec, L’Eixample y Sant Antoni, una gran oferta gastronómica gracias a las cadenas y restaurantes abiertos de sus plantas inferior y superior. Sin embargo, los que conocen la zona de tiempo atrás conocen también los valores sólidos de ésta y ello incluye, casi necesariamente, el Filigrana.

 

“Cocina de mercado con un toque de brasa”, reza uno de sus ventanales exteriores, y no encuentro mejor frase para definir su fórmula gastronómica. En este restaurante que ocupa parte de los bajos del Catalonia Barcelona Plaza (entrada por carrer Tarragona) se trabaja una cocina catalana ancha de miras, muy enfocada a la temporada y el mercado en la parte de los entrantes, y especializada en las carnes a la brasa en los principales.

 

 

¿Qué entendemos por temporada y mercado? Pues calçots en invierno, sopas frías en verano, setas según tipo y cosecha, gamba roja, sardina… Una oferta equilibrada en la que siempre figuran las verduras, pasta y platos ligeros, algo de agradecer para los carnívoros, a tenor de lo que sigue el pica-pica.

 

Pero antes de llegar a ello, no podemos olvidarnos los arroces (básicamente marineros: de marisco, de langosta, de rodaballo con almejas…) ni la sección de lonja a la brasa, donde figuran desde pulpo a ventresca pasando por una suprema de lubina

 

 

Sin embargo, hay que rendirse ante la reina del Filigrana: la carne. Las carnes, mejor dicho, pues la oferta es realmente amplia en tipos y procedencias –no en vano en otoño sirven un completo menú degustación de carnes del mundo. Black Angus, Wagyu, Irlanda, Cebón, Nebraska, Galicia… Estarán pensando ya en lo duro de tomar una decisión ante tal repertorio, pero el chef Francisco Hernández y su equipo ya cayeron en ello antes, por eso incluyeron una “opción pack” para provar cuatro de esas carnes en raciones menores, siempre servidas sobre piedra de sal del Himalaya para que queden en su punto de cocción y de sabor.

 

Pese a la contundencia que puede tomar un ágape completo en el Filigrana, hay que destacar su menú de mediodía, completísimo aunque más comedido, que permite comer aquí los días laborables por 22€. Y si también son de controlarse con el vino, la selección de vinos a copas es verdaderamente remarcable: en lugar de “vinos de la casa” (ya sabemos como son, a menudo…), encontrarse cosas como un Perro Verde, un Luis Cañas, un Camins del Priorat o un Pruno. Nada mal, ¿no?

 

Y para terminar una cena en el Filigrana y estas líneas, déjenme recomendarles un postre: la crema catalana, preparada con 14 huevos (¡14!), melosísima, perfecta para coronar la visita y cerrar el estómago hasta nuevo aviso o, si se presta, un café, un digestivo, o un gin-tonic, que también los sirven aquí.

 

 

 

 

 

 

 

Filigrana

Plaça Espanya, 6 – 8 / Tarragona, 99 Hotel Catalonia Barcelona Plaza

93 426 26 00

Barcelona

www.restaurante-filigrana.com


Horario: 13.00-16.00 y 20.00-23.00 h.

Especialidad: De mercado