El calafate| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

El calafate

Conocedores del paladar de los barceloneses, Inés y Sebastián han abierto un nuevo espacio en el céntrico Eixample que podría convertirse en embajada gastronómica de Argentina. Los tangos y las paredes de piedra blanca evocan los glaciares de El Calafate, en la Patagonia. Mientras las carnes toman su tiempo en la parrilla, lo mejor es empezar a preparar el estómago con un chorizo criollo y salsa chimichurri, una provoleta con beicon y cebolla caramelizada, o unos riñoncitos, con chalota, vino Torrontés y nata. Es casi obligado compartir al menos un par de empanadas caseras, ya sean de criolla, de pollo, caprese o cebolla y queso. Los cortes preferidos por los argentinos son el vacío (entre las costillas y el hueco de las caderas) y la tira de asado (costillas cortadas en sentido perpendicular a los huesos). Si optas por una entraña, la parte del diafragma pegada a las costillas, pídela bien jugosa (puedes elegir entre 5 puntos de cocción). Y si lo que quieres es probar un poco de todo, la parrillada de la casa incluye chorizo, morcilla, mollejas, vacío, entraña, tira y entrecot. Ideal para dos o incluso tres personas. Y para los más hambrientos... ¡El solomillo de 1kg! Para acompañar tanta carne, El Calafate tiene una carta de vinos del Penedès y de Argentina. Merece la pena probar los vinos del hemisferio sur (de lunes a miércoles hay sesiones de maridaje). La filoxera no pudo con la variedad Malbec argentina, y sus cepas imprimen un carácter bien distinto de los vinos que tenemos en el viejo continente. El tiramisú y el sorbete de menta y vodka son tentadores, pero en la cocina de este argentino nunca falta la tarta Rogel, muy típica, hecha con merengue, dulce de leche y hojaldre. Un postre más que recomendable para los más golosos, que disfrutarán, seguro, en un restaurante cálido y acogedor de servicio impecable. POR XAVI SORINAS