El Glop, La Taverna el Glop| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

El Glop, La Taverna el Glop

Sant Lluís, 24 (Gràcia). T. 93 213 70 58. Especialitat en carns y verdures a la brasa. Torrades, embotits d’Aiguafreda, fustes de formatges i patés. Cargols a la llauna i les millors carns a la brasa. Pa de coca. Reserves per a grups. Ab. 13 a 16h. i de 2

Se cumple el treinta aniversario de la salvación de una de las más clásicas tabernas de Gràcia. La idea de conservar las neveras de época, con puertas de madera, la barra de mármol y las mesas típicas de los bares previos al diseño fue cosa de Joan Ricard. Cuando le conocí, al margen de querer rescatar este espacio a la formica y al plástico, estaba empeñado en dar a conocer los embutidos y las carnes que elaboraban entre Vic y Centelles. Como en El Glop tienen cocina de brasas, el señor Ricard aniquiló, prácticamente, el rebaño de corderos de su tío, fidelizando a una generación en el placer de comer costillas. Tres décadas después, El Glop es una cadena de restaurantes, pero con un establecimiento básico, el de la esquina Montmany-Sant Lluís. Siguen las mesas apretadas, las brasas a la vista y la camaradería entre un público que ha hecho de esta casa la taberna en la que comer a diario, o bien se dan el placer de un buen vermut, más unas tostadas con el pedigrí de un buen embutido ibérico, siempre a un precio ajustado. El día de mi visita, que tenía mucho de recuerdo y conmemoración, he hecho repaso de los aperitivos, con navajas y almejas que pueden aliñarse al gusto. Lo he hecho siguiendo la tradición de tabernas y baretos, con una punta de vinagre y bastante pimienta, más un toque de aceite de oliva, el mismo que potencia la coca de pan a la brasa, con tomate, ideal para acompañar la charcutería ibérica, la catalana, con un notable bull negro, o la esqueixada, una amplia ración resuelta sin la finura de un restaurante de élite, pero con la gracia de un esmorzar de forquilla. Para otra ocasión serán los caracoles a la llauna y los canelones, porque mi idea fija era comer a base de parrilla, arrancando de las verduras y la butifarra de Aiguafreda, esta última sobre los 5 ¤, para proseguir, o bien con el secreto ibérico, que tiene su mejor recetario a las brasas, o con la carne de ternera, que Joan Ricard consigue de un proveedor de León. Me he decidido por un corte de ternera jugoso, que el responsable de la parrilla sabe dejar al punto. En mi próxima visita podré solucionar el conflicto de no haber probado la suma de carnes ibéricas a la parrilla, que para dos personas vale 21 ¤. Los postres de El Glop se mantienen dentro de conceptos totalmente clásicos, con helados de vanilla y distintos sorbetes de elaboración propia.