Caballa Canalla| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Caballa Canalla

Un remanso para lugareños en plena Barceloneta

El día que fuimos a conocer Caballa Canalla, llovía a cántaros en la Barceloneta. Y esa casualidad nos permitió, sentados en su terraza cubierta, entender de primeras cuál es el perfil de este local de sólo tres meses de vida: no una arrocería para turistas, no un bareto de cerveza y bravas; sino un local total, para todos los públicos, para todas las horas y para todos los meses.

 

Y menos mal. No abundan este tipo de establecimientos en la zona. Cocina de mercado –literalmente, pared con pared con el Mercat de la Barceloneta– carta con gusto, entorno agradable y a precio asequible. Aquí se puede tomar un desayuno de cuchillo y tenedor con platos tradicionales como un “cap i pota”, butifarra con alubias o huevos estrellados con patatas y sobrasada con miel; un vermut a medio día –que elaboran ellos mismos– con boquerones en vinagre con ajo y perejil, aceitunas marinadas y gilda; o un cóctel de autor al caer la noche.

También se puede, por supuesto, comer (al mediodía a golpe de platos del día) o cenar en cualquier plan: íntimo o en grupo, a picoteo o a base de platos trabajados como las croquetas de pollo rustido con cebolla y pasas, melosísimas; el pulpo a la gallega con allioli de piquillos; el baba ghanoush (parecido al hummus, pero de berenjena, más fresco y menos denso); el extraordinario cochifrito con cremoso de patata y reducción de cerdo, cocido más de 15 horas; el bacalao con espinacas y muselina de ajo; los fingers de pollo caseros macerados con soja, miel y jengibre; o los canelones a la catalana con trufa.

 

Completan la carta los arroces, las ensaladas, los embutidos, los quesos y una selección de repostería propia para la que recomendamos encarecidamente que se guarden un rincón de su apetito: tiramisú, crema catalana de mango o el buque insignia de la casa, el carrot cake, insuperable.

 

Repetimos: la Barceloneta necesitaba algo como el Caballa Canalla. Decorado con gracia, espacioso (terraza, tres espacios en dos plantas y un provado), y capitaneado por gente joven: desde el chef Guillem Rofes, a los interioristas o al artista que ha dibujado los manteles, todos menores de 30. Una nueva apuesta por la restauración conciliadora, en el mejor barrio posible, del público extranjero y el residente sin renunciar a nada.

Caballa Canalla

Plaça del Poeta Boscà, 1

932 219 414

Barcelona


Horario: De lunes a jueves de 9 a 24 h. Viernes y sábado de 9 a 1 h. Domingo de 9 a 23 h.

Especialidad: Mediterránea