¡Una crêpe, por favor!| Restaurantes enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

¡Una crêpe, por favor!

Las 5 creperías de Barcelona que debes probar tanto si te gusta lo dulce como lo salado.

Dobladas, enrolladas, a lo largo, en forma triangular; dulce, salada, quizás mixta... Sea como sea, apetece. Y es que lo guay de hablar de crêpes es que cada uno tiene su favorita, aquella que no cambiamos por nada del mundo. Aquella que un día al probarla, le juramos amor eterno. Y ya se sabe que cuando uno le jura amor eterno a un plato, es muy difícil cambiar de opinión. Aunque, como siempre, también hay un lugar para los amantes del "tengo que probarlo todo" que se pirran por cualquier mezcla rara. 

 

Pues si tu estómago te lo permite y tus ganas no cesan, descubre cuáles son los mejores sitios para tomar crêpes en Barcelona. Puedes probar diferentes o probar la misma en todos los sitios y elegir en cual lo hacen mejor. ¡Tú eliges!

 

Texto: Virginia Antonín

 

 

 

LAS 5 CREPERÍAS DE BARCELONA

 

1. Creps Barcelona

 

 

Con la masa elaborada a mano y siguiendo el método tradicional, Creps Barcelona es mi favorito. Apto para celíacos y con un alto cuidado en sus productos. Para las galettes (crêpes saladas) utilizan harina biológica integral sin gluten y sin leche o materia grasa. En cambio, para la crêpe su receta es fácil: harina de trigo, huevo, leche, azúcar y miel. A partir de aquí, queda en vuestra mano elegir lo que más le guste a vuestro paladar. Además, su tamaño es otro punto a favor... ¡Son enormes!

 

 

¿Qué pedir? Para los más salados, la galette de jamón dulce, emmental y huevo; o, la de atún, olivada y tomate. Para los dulzones, la crêpe de Nutella con fresas o la crêpe flambeada con ron, Cointreau y Marnier. 

 

 

 

Dirección: Via Laietana, 45 / Verdi, 15 / Calvet, 1 / Av. Gaudí, 45 / E. Granados, 38 / Rambla Poble Nou, 27.  Take away: Verdi, 17 / Mercat de la Boquería - Parada 248-249

 

 

 

2. Épicerie

 

 

El chef Romain Fornell, uno de los grandes nombres de la cocina francesa que cuenta con una estrella Michelin por su Caelis en el Hotel Palace, regenta este pequeño local. Sin duda, es un sueño hecho realidad para todo aquel que ame la pastelería francesa. En Épicerie tienen una gran variedad de productos pero sus crêpes son dignas de mencionar. A pocos metros de Café Emma, esta pâtisserie, boulangerie y salón de thé francés seduce a todos por su cocina abierta ininterrumpida tanto para tomar in situ como para llevar.

 

 

¿Qué pedir? La galette de mozzarella y tomate o la crêpe de frutos rojos con helado. 

 

 

Dirección: Pau Claris, 145

 

 

 

3. Chulapio & Cocktails

 

 

¿Quién dijo que tomar una copa y comer algo dulce estaba reñido? En Chulapio son unos auténticos maestros maridando sus cócteles con el gran repertorio de crêpes y galettes de su carta. Mientras Marc Serracanta se encarga de las crêpes, Álvaro Riquelme es quien pone las notas con sus mezclas. 

 

 

¿Qué pedir? Una copa de vino espumoso con la galette de salchicha, cebolla caramelizada y emental, aunque también encaja con la crêpe de plátano, tú eliges. 

 

 

Dirección: Botella, 2 

 

 

 

4. Krampus Crèpes

 

 

Sus recetas se basan en la auténtica cocina de galettes y crêpes bretonas, aquellas que realizan a partir de harinas finas y ligeras donde todos los rellenos quedan abiertos a la imaginación, buscando nuevas fórmulas y combinaciones. Krampus Crèpes inició su andadura por el mundo de las crêpes en 2003 y desde entonces han ido creciendo, llegando a tener su propio atelier de crepes creativas donde realizan talleres. Su filosofía se basa en la sencillez, la visión de lo moderno sin olvidar la tradición y la excelencia en las presentaciones. 

 

 

¿Qué pedir? La galette campesina hecha con chistorra crujiente y huevo acompañados de lechuga y cebolla confitada; la galette vikinga con salmón ahumado, crema de leche, cebollino y eneldo; o la exótica, con tacos de pollo y piña, salsa de coco, curry verde y cilantro. En cuanto a las crêpes, la de strudel con dados de manzana cocidos con limón, canela y vanilla, pasas y un chorrito de crema de leche fría; también la Belle Helene, con peras en almibar con vainilla, chocolate, almendras y nata; o, la jamaicana, con helado de coco bañado en chocolate caliente y licor de coco Malibú. 

 

 

Dirección: Zaragoza, 89

 

 

 

5. Crep Nova

 

 

En su primer local en la Bonanova consiguieron hacerse un hueco en el corazón de la gente de barrio que acudía en busca de sus crêpes y galettes. Aunque, también es cierto que su pizza de jamón es un clásico que ha enamorado hasta a Gerard Piqué, que acude con frecuencia con y sin Shakira. Gracias a ello, recientemente abrieron su segundo local en la calle Dr. Fleming, donde también se ha convertido en un punto de encuentro. Crep Nova no es un nombre desconocido en la zona de Sarrià-Sant Gervasi, por eso sus crêpes son dignas de ser probadas y disfrutadas. 

 

 

¿Qué pedir? La crêpe de Nutella o la de dulce de leche, sin duda alguna. 

 

 

Dirección: Passeig de la Bonanova, 12 / Dr. Fleming, 19