Seis destinos estrella para los adictos...| Escapadas enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona
  • Churros de chocolate del Salon du Chocolat, París
05/12/2013

Seis destinos estrella para los adictos al chocolate

Seis lugares en el mundo para la ruta estrella del chocolatero que hará salivar con solo leerlo

Sin duda, si existe algún vicio que nos podemos permitir es el chocolate. Para unos, el mejor es el puro, el negro, en 99% cacao. Para otros, el mejor es el con leche o el blanco. Y, claro, como sobre gustos no hay nada escrito, una idea global rodea este tipo de diferencias: somos fans absolutos del chocolate. ¿Qué tendrá esa tableta que nos arregla el día? No lo sé, pero para los chocolateros aquí tenéis seis destinos que no os podéis perder. 

 

- Si el chocolate viene de el cacao, que sale de una planta... Entonces, el chocolate es considerado como ensalada. -

 

Texto: Virginia Antonín

 

SUIZA

 

Es el país con mayor consumo de chocolate per cápita en el mundo pese a que su territorio no permite cultivar cacao. Pero eso no es inconveniente pues algunas de las marcas chocolateras más conocidas del mundo han nacido en Suiza, como Suchard, Nestlé, Toblerone o Lindt

 

Por suerte, la fábrica Nestlé-Callier que hay en Gruyères se puede visitar y, también, podemos comprar en las tiendas Sprüngli deliciosos pralinés y trufas hechas a mano. Y, para los más pequeños, el Tren del chocolate os llevará hasta una fábrica de Callier cerca de Montreux. Como el Cioccolato Alprose en Lugano, donde se pueden hacer todo tipo de catas. 

 

PARÍS

 

Las deseadas delicias de chocolate de Maison du Chocolat de Robert Linxe, o hacer una clase de cocina con cacao en la Escuela de Gastronomía Lenôtre, son dos de los grandes fuertes en una visita a la capital francesa. París, poderosa fuente de inspiración gastronómica, no se queda al margen de la ruta de los choco-adictos, pues en sus numerosas chocolateries podemos disfrutar como niños. Será por eso que cada octubre celebran el Salon du Chocolat como referente para todos los maestros chocolateros del mundo.

 

Churros de chocolate de Salon du Chocolat, París

 

GHANA

 

Se dice que Ghana es el país del chocolate porque es uno de los principales productores y exportadores del mundo de cacao. Fue en 1876 cuando un hombre llamado Tetteh Quarshie trajo semillas de la isla de Fernando Pó y las plantó en Mampong. Una recomendación estrella es visitar la granja de Quarshie, la principal plantación de cacao de todo el país. 

 

BELICE

 

Los productores de cacao de Belice han reclamado su posición en el mapa chocolatero desde hace siglos. Incluso, antes de que Colón se perdiera en su camino a Indonesia, ellos ya comían el xocolatl y kukuh, unas bebidas tremendamente amargas elaboradas con cacao. 

 

Hoy en día, las tabletas Maya Gold de Green & Black's, elaboradas con la receta de kukuh, son de las más demandadas del país. Además. vale la pena visitar la plantación Cyrila Chocolate para probar el chocolate en su faceta más natura, hecho a la antigua.

 

 

Recolectora de las plantaciones de Green&Black's

 

VENEZUELA 

 

Los adictos al chocolate saben que el mejor cacao es el criollo, una mezcla de vainilla, caramelo y nueces. En Venezuela podemos encontrar este tipo de chocolate en la Península de Paria conocida como "la costa del chocolate", donde se encuentran las habas más codiciadas del planeta. 

 

Su cultivo se realiza en granjas familiares como la de Bukare, de la familia Esser, que ofrece visitas guiadas por la plantación y deliciosas catas. 

 

ISLA DE GRANADA (CARIBE)

 

En la capital de Isla de Granada, Saint George, se encuentra el Parque Nacional Grand Etang donde, posiblemente, encontremos la cuna del mejor chocolate de mundo. 

 

La pequeña Grenada Chocolate Company fabrica tabletas y cacaos con tanto mimo y cuidado que se seleccionan las mejores habas cultivadas para procesarlas y empaquetarlas en la fábrica familiar. Además, se puede pasear por las plantas de cacao para después probarlo. Sin duda, una vez probado este chocolate, nuestro paladar ya nunca será el mismo.