Noord Holland, hermosa campiña con...| Escapadas enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona
Mercado de quesos, Alkmaar
30/11/-0001

Noord Holland, hermosa campiña con sabor a queso

Una escapada a la Holanda rural, que nos llevará a antiguos mercados, pueblos pesqueros y espléndidos parques nacionales

Texto: Anna Tomàs

 

Los meses de verano, incluyendo la totalidad de septiembre, son una época perfecta para visitar los Países Bajos. Actualmente es muy fácil y no demasiado caro encontrar vuelos a Ámsterdam y descubrir todos sus rincones encantadores, pasear por las orillas de sus canales o recorrerlos en barco, visitar alguno de sus interesantes museos o, simplemente, callejear y sentarse en alguna terraza o café a disfrutar del especial ambiente de esta hermosa ciudad.

 

Holland

 

Pero, si nos planteamos una escapada a Ámsterdam, deberíamos reservar unos días para conocer la provincia de la que es capital, Noord Holland . Alquilando un coche podremos conocer con total comodidad ésta zona de espléndidos paisajes, magníficos pueblos que conservan su encanto medieval, playas totalmente distintas de las que conocemos en nuestro país y, como colofón gastronómico, la delicia del queso holandés, que podremos saborear así como conocer sus procesos de producción y contemplar un mercado que recrea la venta del queso en siglos pasados. Todo ello sin grandes desplazamientos y por carreteras en perfecto estado y muy bien señalizadas.  

 

La ruta puede empezar en el pequeño pueblo costero de Zandvoort, que desde hace unos años se ha convertido en la playa de los habitantes de Ámsterdam. Calles adoquinadas, edificios bajos, un bonito paseo marítimo, buenos restaurantes de pescado y mucho ambiente. Si nos gusta la bicicleta, una de las mejores actividades al aire libre de la zona es efectuar una ruta en bicicleta por el cercano Parque Nacional “Zuid-Kennemerland”.

 

De Rijp

 

La siguiente parada del recorrido es Alkmaar, población de marcado acento medieval con un pequeño pero interesante casco histórico en la que es posible visitar alguna de las factorías de queso. Por las mañanas, en su plaza principal tiene lugar la famosa representación de la venta de queso en los siglos pasados. La tarde puede aprovecharse para ver los molinos de viento de Schermerhoorn y el encantador pueblecito de De Rijp.

 

El tercer día del recorrido nos llevará a Edam, con un casco histórico muy agradable y bien conservado, en el que se encuentran algunas casas de madera de más de trescientos años de antigüedad que han sido declaradas monumentos nacionales, el hermoso edificio del Ayuntamiento (Raadhuis), la iglesia Grote Kerk y la torre Speeltoren, así como el Museo del Queso. En sus alrededores, hay numerosas granjas y fábricas donde se elabora el queso que lleva el nombre de la ciudad. También aquí se celebra un tradicional mercado de queso los miércoles por la tarde. Muy cerca de Edam, tanto que forman un municipio común, se halla el pueblo de pescadores de Volendam, con un agradable paseo marítimo y la posibilidad de ver a alguno de sus habitantes ataviado con el traje tradicional holandés. También podemos encontrar tiendas en las que ver en directo como se construyen los típicos zuecos de madera.

 

Alkmaar

 

Si aún disponemos de algo más de tiempo, podemos visitar la pintoresca población de Marken, muy cercana a Volendam. Se trata de un pueblo muy pequeño, que se recorre fácilmente a pie, admirando sus casas, jardines, canales y el pequeño puerto. La última parada podría ser Einkhuizen, ciudad que en el siglo XVII era una de las más adineradas de Holanda, al tratarse de uno de los principales puertos de la Compañía de las Indias Orientales. Hoy en día se intuye su próspera historia al pasear por la ciudad, en la que abundan las mansiones majestuosas, los canales, las iglesias, las murallas y los puertos.

 

Unos días dedicados a descubrir esta zona nos permiten conocer el verdadero ambiente de la Holanda rural, contraste y a la vez complemento de la cosmopolita Ámsterdam.