Madrid moderno| Escapadas enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona
  • Nave de Motores
14/08/2013

Madrid moderno

El periodista Javier Sánchez nos muestra un recorrido por el Madrid más moderno y alternativo.

Texto: Javier Sánchez 

 

Recomendado para: culturetas, modernos y hipsters.

Meses para viajar: cualquier época del año.

Presupuesto: 400 € (incluye avión y alojamiento). A modo de consejo, los vuelos entre semana suelen ser más económicos, si deseáis reducir este presupuesto. Entre las muchas webs de comparadores de vuelos, Vuelo24.es ofrece billetes muy baratos desde Barcelona a Madrid. Una compra con antelación también aumenta las probabilidades de conseguir tarifas más accesibles.

Duración: 2-3 días.

 

Conocí a B. en el aeropuerto de Barajas un viernes por la tarde. Los dos pernoctábamos el fin de semana en Madrid. Un taxi nos condujo hasta Toma Café (La Palma 49). Espacio minúsculo y espressos deliciosos. A la salida, paseamos entre el turisteo de la calle Espíritu Santo, que circula entre pastelerías de cupcakes, bares de sushi y creperías. Nos vimos de repente vestidos de viaje, sin estilo, y nos dejamos caer por las tiendas de vintage del barrio. Me compré una cazadora vaquera en Kinda Kinks (Pez 16) y B. un bolso saco de los 70 en La Cierva (Marqués de Santa Ana 30). Para completar nuestro uniforme, aterrizamos en Rughara (Corredera Baja de San Pablo 2), tienda de diseñadores emergentes. Acabamos por olvidamos de nuestros respectivos viajes y cambiamos Atocha por el bar-tren de los años 20 The Passenger (Pez 16), con hilo musical indie. Luego hicimos cata de gin-tonics en el barroco La Prudencia (Espíritu Santo 40) y en el más que animado Martínez Bar (Barco 4). A las tantas tocaba refugiarse, así que buceamos en Airbnb y hallamos un apartamento libre en la Plaza de San Ildefonso. Su dueño acudió casi en pijama a darnos la llave. Dulces sueños.

 

Al día siguiente se nos pegaron las sábanas y para comer nos fuimos a Lavapiés. Un Erasmus nos aconsejó Los Chuchis (Amparo 82), donde el chef, inglés, nos dejó boquiabiertos con su cerdo asado a baja temperatura. De repente, oímos a alguien decir "Mercado de Motores" y allá fuimos: el primer fin de semana de cada mes, la antigua Nave de Motores del metro (Valderribas 49) acoge un flea market con muebles antiguos, outlets de diseñadores como Ion Fiz y particulares vendiendo cualquier trasto. Antes del cierre compramos dos bicicletas antiguas. El vendedor, agradecido, se ofreció a llevarnos en su furgoneta a "la mejor sala de conciertos de Madrid", La Faena II (Alfonso Gómez 35). En una zona fantasmal de talleres, un bajo acoge conciertos de figuras del underground madrileño y de músicos internacionales. Sonido total, ambiente cool y cervezas a precio de saldo. Regresamos a nuestro apartamento volando a lomo de nuestras bicis calle Alcalá abajo en plena madrugada.

 

El domingo me desperté y B. había desaparecido con las dos bicicletas. Mojé mi bajonazo en un café con una tarta de zanahoria en Lolina Vintage (Espíritu Santo 9) y me fui a Barajas dispuesto a despedirme de Madrid. Un choque de mi maleta con la de otra chica me frenó. Ella llegaba y yo estaba a punto de irme: "¿Ya te vas? Si hoy hay Rastro, el cañeo de La Latina…". "Bueno, supongo que puedo quedarme un poco más".

 

 

Dónde dejarse ver. En La Bicicleta (Plaza de San Ildefonso, 9), el bar más de moda entre el moderneo madrileño. Registra llenos hasta la bandera, mucha barba y bastante pose. 

 

Dónde dormir. En la red de alojamientos Airbnb.com encuentras estudios y apartamentos desde 40 euros la noche en Lavapiés, Chueca o Malasaña. 

 

Dónde comer. En LaMalucca, en el barrio de Malasaña, ambiente joven y moderno, excelente comida y camareros simpatiquísimos. ¡Ah! y todos los muebles te los puedes llevar a casa. Está en la plaza Carlos Cambronero 4, esquina con calle Pez. www.lamalucca.es