Un paseo saludable por Horta| La ciudad enBarcelona| Guía del Ocio y Cultura de Barcelona

Un paseo saludable por Horta

A partir de una ruta a pie por el barrio, podemos adentrarnos en su historia, al tiempo que relajamos la mente y ejercitamos nuestro cuerpo.

Texto: Albert Fernández

 

Caminar es uno de los hábitos que mejor promueven nuestra salud, al tiempo que estimulan nuestros conocimientos si, como en este caso, tratamos de conocer un poco más nuestra barrio.

 

En esta ruta saludable por Horta os proponemos un itinerario fácil, asequible para casi todas las edades y condiciones, de apenas unos kilómetros. Con este agradable paseo, obtenemos beneficios para la salud y, al tiempo, profundizamos en nuestra cultura local. 

 

 

El punto de partida es la siempre concurrida Plaça Eivissa, lugar emblemático que forma parte del nucleo antiguo del barrio de Horta. Anteriormente, la plaza había recibido otros nombres, como Plaça del Progrés y Plaça del Mercat, no en vano fue el emplazamiento de la parada final del tranvía eléctrico en 1901, además de ocupar el lugar del mercado de Horta de finales del sigo XIX. Ahora la plaza está ocupada por numerosos bancos recién reformados, una heladería muy popular y diversos bares y terrazas, entre los que destaca el cercano Quimet d'Horta, siempre hasta la bandera.  

 

Desde la plaza, desembocamos a la calle Horta, que antiguamente era una calle sin asfaltar ni canalizar. En aquellos tiempos, cuando las lavanderas vaciaban sus lavaderos las aguas bajaban muy sucias por todo lo que ahora es una calle estrecha y tranquila, donde un muro de piedra nos acompaña gran parte del recorrido. 

 

 

Después alcanzamos la calle Campoamor, que contribuye a alimentar nuestro aliento de serenidad, puesto que sus aceras de árboles y casas bajas sosiegan, y además allí encontramos una gran cantidad de negocios ubicados en antiguas casas modernistas: residencias de ancianos, hoteles e incluso la consulta de una psicóloga en Barcelona, sin duda ubicada en uno de los mejores parajes de la ciudad. Junto a las colindantes calle Salses y calle Feliu i Codina, que también visitaremos en nuestra caminata, la calle Campoamor concentra gran parte de las casas señoriales a las que los barcelones bienestantes se desplazaban los fines de semana, cuando Horta todavía no formaba parte de la ciudad.  La mayoría de esas casas modernistas acostumbran a ser de planta baja y tienen un jardín en su parte posterior. Aunque debido a las sucesivas urbanizaciones no todas siguen en pie, muchas de ellas todavía siguen allí, esperando a que pasemos y podamos contemplarlas. 

 

Girando por alguna de estas entrañables avenidas por la calle Lloret de Mar alcanzaremos el Parc de la Unitat, que hace algunos años reabrió sus puertas con sustanciales mejoras, como varias zonas de recreo para infantes, y unos ingeniosos artilugios de madera que invitan a la gente mayor a hacer ejercicio. 

 

A partir de este punto, los más reposados pueden descansar realizando unas series de ejercicio moderado, o refugiándose a gusto, sentado a la sombra que da alguna de las tres pérgolas del Parc de la Unitat. Los más aventureros y caminadores, por el contrario, podrán completar la ruta siguiendo la calle del Canigó hasta alcanzar los puntos más altos  del Parc del Turó de la Peira, un auténtico oasis verde en medio de la ciudad, para disfrutar todos los dñias del año. Un lujo de7,71 hectáreas, que formaban parte de una antigua cantera, propiedad de la marquesa de Castellvell. Durante la Segunda República pasó a manos municipales y, en el año 1936, se inauguró como parque público aunque se fueron incorporando nuevos terrenos hasta 1977, cuando se inauguró la primera remodelación. En 2007 se realizó una rehabilitación integral que restituyó su aspecto general y se actualizaron sus instalaciones. 

 

 

Aunque está considerado un parque urbano, el Turó de la Peira cuenta con una parte eminentemente boscosa, donde los pinos tienen un protagonismo casi absoluto. Eso, unido con las fabulosas vistas que procuran sus tramos elevados, lo convierten en un pulmón vital para el caminante, que, una vez alcanzado el último paso de esta ruta, se dedicará a contemplar y respirar aquello que más le plazca, puesto que sus piernas y su cabeza habrán sido en ese punto más que ejercitadas. 

 

Itinerario por Horta

 

Puntos de interés: Casas modernistas de la calle Campoamor, parque de la Unitat, parque del Turó de la Peira.

Desniveles: Punto más bajo: 75 m. (pl. Eivissa). Punto más alto: 125 m. (Turó de la Peira).

 

 

Consejos para andar

Sea cuál sea la opción escogida, es conveniente seguir unos consejos antes de iniciar la actividad física:

 

-Evitar las horas de frío o calor extremos, protegerse del sol (gorra, gafas de sol, protector solar...).

 

-Llevar ropa cómoda y calzado adecuado a la actividad, no ir muy abrigados.

 

-Ir a un ritmo que permita respirar de manera acompasada.

 

-No hacer comidas abundantes previas a la actividad. Llevar agua para beber antes, durante y después del recorrido, especialmente si la distancia es larga.

 

-Hacer estiramientos después de la actividad.

 

-Respetar las normas de seguridad vial.

 

-Un podómetro puede ser útil (si el circuito no está marcado) para medir los pasos y la distancia día a día y ver cómo se mejora. Además, es conveniente llevar reloj durante la actividad.

 

-Empezar de manera suave, y aumentar la intensidad:

    • Los 2 primeros meses: andar 20 minutos diarios, 3 veces por semana de manera alterna, incrementando unos minutos cada semana.

  • Al 3r mes: andar 40-45 minutos diarios, 4 veces por semana de manera alterna, incrementando unos minutos cada semana.

  • El 4º mes: andar 5 veces por semana, incrementando unos minutos cada semana hasta llegar a los 60 minutos diarios.

  • Mantenimiento: mantener los 60 minutos diarios, entre 5 y 7 días a la semana, con el objetivo de incrementar el ritmo para hacer el mismo recorrido en menos tiempo